Tela chenilla

Mostrando los 32 resultados

15,00 /metro IVA Incl.
15,00 /metro IVA Incl.
15,00 /metro IVA Incl.
15,00 /metro IVA Incl.
15,00 /metro IVA Incl.
15,00 /metro IVA Incl.
15,00 /metro IVA Incl.
15,00 /metro IVA Incl.
15,00 /metro IVA Incl.
15,00 /metro IVA Incl.
15,00 /metro IVA Incl.
15,00 /metro IVA Incl.
15,00 /metro IVA Incl.
34,50 /metro IVA incl.
24,00 /metro IVA incl.
24,00 /metro IVA incl.
24,00 /metro IVA incl.
24,00 /metro IVA incl.
24,00 /metro IVA incl.
24,00 /metro IVA incl.
24,00 /metro IVA incl.
24,00 /metro IVA incl.
24,00 /metro IVA incl.
24,00 /metro IVA incl.
24,00 /metro IVA incl.
24,00 /metro IVA incl.
24,00 /metro IVA incl.
24,00 /metro IVA incl.
-25%
18,00 /metro IVA incl.
24,00 /metro IVA incl.
-20%
7,90 /metro IVA incl.
-20%
7,90 /metro IVA incl.

Venta online de tela chenille

Gruesa, fuerte, versátil y muy resistente. Así es el tejido chenilla muy utilizado como tela para tapizar sillas y sofás. Sus características la hacen perfecta para este tipo de uso, ya que su gran aguante no está reñido con su flexibilidad. Además, al ser un tejido suave resulta muy agradable al tacto, con lo que puede estar en contacto directo con la piel sin ningún tipo de problema.

El aspecto aterciopelado es uno de sus rasgos más llamativos y apreciados y por ello se emplea como tela para cojines. En consecuencia, resulta delicado al tacto y de apariencia voluminosa. Además, en nuestra tienda online lo encontrarás en numerosas tonalidades distintas, lo que te permitirá una adaptación perfecta a cualquier salón y ambiente.

Aunque en general para comprar tela de chenilla por metros debemos tener en cuenta que las podemos encontrar en multitud de espesores diferentes. Así se abre mucho más el abanico de posibles usos, pudiendo incluso ser utilizado para decorar disfraces o complementos.

Este tejido tiene su origen en Francia, país donde se empezó a fabricar en el siglo XVIII. Para ello, se envolvían varios tramos de pequeño tamaño alrededor de un núcleo hecho de hilo. Aproximadamente a mitad del siglo XX ya se podía comprar telas de chenilla para tapizar sofás así como para edredones, cortinas o algunos acolchados.

Su popularidad aumentó por resultar un material de excelente calidad, así como por la capacidad que brindaba a los artesanos de incluir dibujos y estampados entre sus diseños. Hoy día, aunque se mantiene su aplicación sobre colchones y estampados (también hay algunos casos en los que se ha empleado en moda y decoración de hogares), es mucho más habitual como tela para cortinas.

Limpiar este tejido es muy sencillo. En general, el proceso debe realizarse en seco debido a su composición de algodón, poliéster o rayón. En caso de que sea necesario remover alguna mancha en concreto, podemos usar jabón neutro y agua. Lo importante es no usar agentes químicos para no dañar el tejido. Por otra parte, no debe plancharse bajo ningún concepto, pues aplastaríamos la superficie y la arruinaríamos por completo.

Como ves, la tela chenille es muy sencilla de tratar y resulta perfecta para decenas de utilidades. Si tienes alguna duda sobre cómo debes utilizarla o cuál es la mejor en tu caso, recuerda que puedes preguntarnos lo que necesites. Te atenderemos encantados.

Lo que dicen de nosotros